martes, 29 de diciembre de 2009

Las siete plagas de Córdoba

Seguramente algo hemos hecho mal los cordobeses para merecer tantas desgracias juntas. La crisis financiera que amenaza con empapelar de bonos la provincia, salvo que se negocie con el gobierno nacional y aceptemos sus condiciones; los reclamos de empleados públicos provinciales, municipales, docentes, equipo de salud; la precariedad del transporte colectivo de pasajeros (que ahora será más caro); la absoluta falta de gestión por falta de recursos o inoperancia que nos sumergen en los baches, las penumbras, la inseguridad, la basura; los conflictos del campo con el gobierno Nacional que conduce a la pobreza a los pueblos del interior. Por si todo esto fuera poco, en otoño e invierno nos incendiamos, carecemos de agua para lo más elemental y en verano nos inundamos a extremos que muchas familias cordobesas pierden todas sus pertenencias. Tenemos record de accidentes de tránsito con muertos y heridos diarios. Los desmontes y la siembra descontrolada que produce daños irreparables en nuestro ambiente y la construcción caótica que produce daños irreparables en nuestros servicios. La actividad nocturna caótica y descontrolada que produce daños irreparables en nuestros jóvenes. Elecciones que conforman concejos deliberantes y legislaturas de cuatro bloques, y luego se comienzan a multiplicar y se transforman en cinco, seis, siete o más. Entonces los que ayer eran oficialistas hoy son opositores. Y los que hoy son opositores, hacen lo imposible para que el oficialismo fracase en su gestión, llevándose a todos los ciudadanos atados a su suerte. Y los oficialistas que ayer eran opositores juran lealtad a gobiernos que ayer criticaban y realizan pactos espurios que en nada benefician a la ciudadanía. Y seguimos padeciendo la crisis financiera que nos obliga a pagar impuestos, tasas y servicios más caros. Y seguimos rezando para que no se empapele la provincia. Y seguimos padeciendo el maltrato de nuestros empleados municipales y provinciales. Y nuestros niños siguen sin tener 180 días de clase y nuestros centros de salud siguen sin atender a los “pacientes”. Y las calles se siguen transformando en campos de batalla donde caen policías, manifestantes y periodistas. Donde se dañan los bienes públicos. Y nos seguimos quemando en invierno, sin poder consumir agua y nos seguimos inundando en verano sin poder canalizar y embalsar sus cauces. Y seguimos construyendo el subterráneo a fuerza de unir bache más bache. Y seguimos a oscuras, mientras nos asaltan. Y seguimos viajando imaginariamente en el costoso ferro urbano, mientras los colectivos cada vez son más ineficientes y caros. Y seguimos sin tener protección policial. Y seguimos siendo espectadores de mezquinas luchas de intereses de políticos de todos los pelambres que hoy están en un partido y mañana en otro. Que hoy se ofrecen para concejal, mañana, para diputado o senador y pasado para gobernador o para intendente.
Sin duda algo estamos haciendo mal los cordobeses para padecer tantas plagas.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Asignación universal por hijo

El Ingreso ciudadano a la niñez consiste en una asignación monetaria que se abonará mensualmente y a la que tienen derecho la totalidad de los niños y niñas argentinos, nativos o por opción, hasta los 18 (dieciocho) años de edad, que acrediten residencia en el país; las mujeres embarazadas que acrediten cinco (5) años de residencia inmediata en el país…
La mujer embarazada que cumpla con estos requisitos tendrá derecho a percibirlo como beneficio prenatal que se abonará desde el momento de acreditación del embarazo y hasta el nacimiento del hijo. Este estado debe ser acreditado a partir del tercer mes de embarazo, mediante certificado médico otorgado por establecimiento público o servicio médico privado autorizado.
Se abonará a la madre, cuando ésta conviva con el niño o niña, y de no mediar disposición judicial en contra. En caso contrario, el beneficio se hará efectivo al padre, tutor o a quien tuviera otorgada la guarda del niño o niña. El perceptor será responsable de la efectiva utilización del beneficio en favor de su titular y del cumplimiento de los requisitos siguientes.
En el caso de los niños o niñas en edad escolar (5 años y más), la demostración semestral, mediante certificado de alumno regular, de la asistencia a la educación formal. En el caso de las mujeres embarazadas, la demostración y ratificación trimestral de la condición de embarazada, por establecimiento público o servicio médico privado autorizado. En el caso de los niños o niñas menores de 5 años, la demostración de controles médicos por parte de establecimientos públicos o servicio médico privado autorizado, así como las certificaciones de cumplimiento de las vacunas obligatorias.
Este es un viejo proyecto de muchos sectores de la comunidad. Pero propuesto como “Universal”. El que lo cobra porque trabaja deja de hacerlo y el que descarga los hijos del pago de ganancias también. No necesita de la humillación de largas colas para inscribirse, de la intermediación que genera clientelismo, de inscriptos indebidamente y de la vergüenza de demostrar que se es pobre.
Es una buena medida que el gobierno tardó seis años en aplicar, después que sectores de la oposición presentaron proyectos y demandaban su implementación. Que se aplicó indebidamente, de manera clientelar y que utilizó los fondos de donde menos debía. Pero lo que es aún más grave lo utilizó demagógicamente, como si fuera su propia iniciativa, sin siquiera mencionar a quienes lo habían pergeñado.
Permite en muchos casos que la madre se quede en su casa ocupándose de sus hijos, en lugar de realizar tareas precarias sin estabilidad laboral ni aportes sociales, para beneficio de políticos inescrupulosos que resuelven tareas comunitarias a su costa. El trabajo de ama de casa y de madre es irreemplazable y el más noble y útil para una sociedad que una mujer puede realizar. Y ES UN TRABAJO.
El tiempo, la disminución de la violencia infantil, del consumo de droga, deserción escolar y prevención sanitaria así lo van a demostrar.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Entre la historia y el poder circunstancial

Lamentablemente, muchos políticos argentinos optan por las mieles que les da el poder temporal y sus beneficios económicos que son tan tentadores como la miel. Esto, muchas veces les permite una vida holgada, el placer de tener un ejército de obsecuentes, tomar decisiones importantes, sentir que sus órdenes son obedecidas y que cambian condiciones de la realidad argentina aunque sea por unos años. Por supuesto que muchas veces también les permite asegurarse el futuro económico, a ellos, su familia y muchos de sus seguidores.
Pero indefectiblemente en el transcurso de la historia de un país, esto es un suspiro. El poder se termina más pronto que tarde, el repudio -sino el desprecio- de la sociedad sobreviene, los paseos interminables por los pasillos de tribunales y hasta algún tiempo de prisión borran el placer de las horas felices. El dinero acumulado no logra cambiar esa realidad ni para los protagonistas ni para sus herederos.
No son pocos los políticos que tuvieron todo el poder y que luego no solo no pudieron ganar ni una elección para concejal, sino que ni siquiera pudieron caminar por las calles de sus pueblos, ni sus descendientes.
Otros optan por la historia. No disfrutan del poder omnímodo, no acumulan riquezas, hasta mueren en la pobreza, pero son recordados con respeto por propios y extraños. El último de esos casos es Raúl Alfonsín que no solo tuvo su homenaje en la Casa Rosada con la inauguración de un busto en vida, con el discurso de la presidenta que más lo había criticado y de su esposo el anterior presidente que lo acusó de los grandes males que sufre el país. Hasta ellos tuvieron que rendirse ante el honor de la historia. No solo eso. A su sepelio asistieron desde Néstor Kirchner hasta Francisco De Narváez y su hijo hoy es vicepresidente de la Cámara de Diputados de la Nación, con el aval de todos los bloques, en su debut legislativo nacional.
Hasta ahora ningún otro presidente de la reciente democracia argentina logró semejante gloria. En países americanos, lo tienen Ricardo Lagos, Fernando Henrique Cardozo, Tabaré Vázquez, Patricio Aylwin, Bill Clinton, Michelle Bachelet y muy pocos otros.
La patética figura de Néstor Kirchner en su debut legislativo indica que ingresó en el tobogán de los primeros. Le duró seis años el poder absoluto. Seguramente acumuló capital como para no tener que preocuparse el resto de su vida y la de sus hijos. ¿Pero será suficiente? ¿Los ejemplos de Carlos Menem, Fernando de La Rúa, Angeloz, Juárez, Saadi y hasta de los militares no le bastaron? ¿Es que alguien cree seriamente que el poder es para siempre? Ni Napoleón ni Hitler lo lograron.
Comienza la decadencia acompañada de la rebeldía de los jueces que empiezan a animarse a procesar, continúa con la deserción de los legisladores, prosigue con las denuncias de estrechos colaboradores y termina en la vergüenza y el fracaso total. ¿No es preferible la historia que por ejemplo hoy reivindica a Arturo Illia con una obra de teatro?

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Niños violentos y algo más

Alguna vez abordamos este tema, pero pensamos que es imprescindible profundizarlo.
Los graves acontecimientos producidos por menores y las reacciones de los adultos ameritan un tratamiento evolutivo del tema.
Pocos adultos saben que el niño atraviesa etapas y conflictos psicológicos en su desarrollo. Etapas y conflictos, que de no ser tratados correctamente en su tiempo, producen en la personalidad del futuro adulto estructuras definitivas de personalidad.

Entre los 2 y los 6 años el niño quiere ser el centro de atención de todas las miradas y el ganador de todos los juegos. También quiere ser el propietario de todos los juguetes y de los padres. No solo trata de diferenciarse o de consolidar él sí mismo frente al otro, sino que podemos decir que procura que su sí mismo esté por encima de los otros. Pero esto no hace más que confirmar lo que expresaban autores de la Psicología Evolutiva como Henry Wallon o Remplein, que denominaban a esta etapa como de Oposición, Obstinación o Egocentrismo. Donde según los mismos se destacaba el afianzamiento de su propio ego en contraposición permanente con los demás. Esta oposición se manifiesta en la lucha por la posesión de objetos, personas o el triunfo en las diferentes disputas que se plantean.

Van descubriendo a partir de los dos años su propio Yo, el límite de su cuerpo o su propio poder de decisión y empiezan a consolidarlo hasta el ingreso escolar y la socialización en que comienza el período de latencia, que por supuesto varía según el niño, el entorno y la época en que le toque vivir. Volviendo a la faz de oposición, egocentrismo u obstinación, también coincide con la etapa que Freud define como Fálica, donde el descubrimiento de la genitalidad y toda la curiosidad y placer que gira en torno a ella, influye en su conducta y hace que para los padres estos niños sean "insoportables". Y a su vez constituye uno de los principales motivos de consulta psicológica y de conflictos familiares.

Habitualmente la reacción suele de ser de intolerancia y de castigo por parte de los mayores, que al no conocer que la etapa es común en todos los niños de esta edad, con variantes por supuesto, creen que es una patología que tiene solo su niño. Y consultan por su hiperquinesia, rebeldía, violencia y juegos genitales.

Lo que los adultos que consultan desconocen es que mientras los niños juegan: "son". Tenemos que ver el "jugar como acontecimiento", como hecho en sí mismo, sin tratar de interpretar lo que hace y porque lo hace. Sin buscar obsesivamente "el significado del juego", salvo que éste altere gravemente la salud del niño y de la familia. El juego es el medio que tiene el niño para elaborar otra cosa. Con él, descarga tensión. Por eso lo realiza de manera repetitiva y constante. El juego es el trabajo del niño.

Si no reciben en esta edad el tratamiento adecuado, nos encontraremos después con púberes y adolescentes violentos o sexópatas y querremos encerrarlos. Los adultos culpamos a los menores de nuestras propias falencias preventivas.

martes, 1 de diciembre de 2009

Es pecado mentir

Adelantaron las elecciones al 28 de junio, porque después de ellas, la crisis mundial nos iba a abocar full time a los temas económicos. Después de la apabullante derrota, el gobierno se dedicó casi todo el tiempo a elaborar leyes políticas, que le permitieran conservar el poder antes y después del 10 de diciembre.

Propusieron candidatos con buena imagen que recorrieron el país y principalmente la Provincia de Buenos Aires para traccionar votos a la lista de Néstor Kirchner. Hasta la Justicia los citó para que confirmaran si iban a asumir o no, puesto que todos eran gobernador, intendentes, ministros, etc.

Los que ingresaron no asumen e incluso se sumó la mayor sorpresa: Nacha Guevara. Claro es más redituable realizar espectáculos subvencionados por el Estado, que tener que trabajar en la vidriera incendiaria del País: el Congreso de la Nación.

Prometieron que estatizaban las AFJP para mejorar los haberes de los jubilados. El dinero que engrosó las arcas de la ANSES fue utilizado para la campaña electoral pasada y futura. Incluso las cartas que recibieron todos los pasivos nacionales días antes del 28 de junio costaron 14 millones de pesos. Esto sumado a los miles de millones de pesos que aporta la reserva de los abuelos para los menores pobres - mientras ellos están bajo el nivel de la pobreza- y otros usos políticos, demuestra que el interés no era mejorar su situación.

Prometieron que la ley de medios era para democratizar la información y mejorar los contenidos. Y simultáneamente inundan de fútbol los canales, desplazando a los programas culturales a horarios insólitos. Invocan a los pueblos originarios, mientras los naturales del Chaco, el Norte o la Patagonia viven en condiciones infrahumanas. Carecen hasta de agua potable, mientras sus gobernadores andan recorriendo el país acompañando a Néstor Kirchner y su anticipada campaña electoral.

A propósito de esta última, envían una ley de reforma electoral, pactando con el peronismo disidente para acortar los tiempos de proselitismo y hacer más equitativo el aporte del Estado a los partidos políticos, mientras utilizando los bienes y dineros del Estado, ya comenzó el posicionamiento para Néstor 2011. A cambio, les prometieron que el Senado la trataría después del 10 de diciembre. Falso, dieron orden de aprobarla antes.

Juraron y perjuraron que la ley de medios no iba en contra de nadie y que era falso que el actual gobierno tendría mayoría en la autoridad de aplicación. Nosotros afirmamos (ver blog “Yo la escribo y yo la vendo”) lo contrario. Pues hoy la autoridad de aplicación se está integrando por el actual titular del COMFER, el presidente de la Comisión de Comunicaciones de Diputados (ultra oficialista), Capitanich por los gobernadores y el Vicerrector de la UN de Rosario (Rossista). Y todavía les falta el representante del oficialismo en el Parlamento. Lo dicho por la oposición: cinco sobre siete. Cinco por siete. No va a quedar más que el Canal siete.