miércoles, 29 de abril de 2009

QUE VOTAS CUANDO ME VOTAS

(Esto lo publicamos hace un año)

Parafraseando a la canción de Divididos: "Qué ves cuando me ves..".

Es tal la mezcolanza política que existe en nuestro país, que el año
próximo, cuando debamos elegir nada menos que representantes ante las dos cámaras del Congreso de la Nación, no vamos a saber exactamente qué votamos cuando votemos. ¿Cuándo elegimos peronistas? ¿Cuando votamos a los candidatos de los Kirchner? ¿O lo haremos cuando votemos a los que proponga Duhalde? Están los radicales R (que insisten en ser una opción electoral). Pero también están los radicales K (que dicen que son los que salvaron al partido de la desaparición). Julio Cobos después de su voto interminable. Jamás jugaría al truco con él, porque nunca sabría exactamente qué seña me está haciendo y qué cartas tiene. Media hora demoró para decir que arbitraba en contra del gobierno. ¿Se lo imaginan dirigiendo un partido de fútbol? El vicepresidente también está armando su estructura política, beneficiado por las encuestas y por la ola exitista que nunca falta entre los argentinos. El refrán sería: "Patee el tablero y pase a cobrar". Como dice Elisa Carrió: "¿Y Si el que hubiera desempatado hubiera sido Saadi?".
¿Ahora estaría postulándose para presidente de la Nación? En Córdoba están, por ejemplo, los radicales R (que coquetean con Carrió y Binner), los radicales K, los radicales J (que están con Luís Juez), los JK (con
Giacomino) y los S (con Schiaretti). Es decir, casi el abecedario completo.
¡Todos con ideales muy definidos por supuesto! Conseguir algún puestito
donde sea. Los J están en la legislatura, los JK en la municipalidad de
Córdoba, los S en el gobierno provincial, los K en el nacional o en alguna
provincia o municipio que todavía responda a este signo. Incluso Mario Decara dura como Defensor del pueblo por el apoyo de peronistas y la mitad de los radicales R (¿o S? Bueno ya me perdí). Ni qué hablar de los
Juecistas. Si votamos al Frente Cívico (o como se llame entonces).
¿Estaremos votando el antikirchnerismo tardío, pero acérrimo de Luisito o el Kirchnerismo verticalista y disciplinado del soldado Giacomino?

Pero no crean que en el peronismo cordobés "todos unidos triunfaremos" .
De La Sota está en contra de Kirchner, Schiaretti ahora está "casi" con
Kirchner, Acastello está mucho con Kirchner, y por si fuera poco, la abuela está embarazada: El muy promocionado Defensor del Pueblo Mondino, también tiene sus intenciones. Y no es poca cosa lo que se vota el año que viene.
Sino recordemos que las legislativas del 87 le costaron la retirada
anticipada a Alfonsín, hiperinflaciones mediante, las del 97 el aplastante
triunfo de la Alianza (hiperrecesión y desocupación mediante), y las del
2001 la helipartida a De la Rúa, corralito mediante. En suma, todavía falta un año, pero ya es tiempo de ir pensándolo.

Ya comí ¿no?

El ignoto director del Instituto de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba -que honrara el Doctor Somoza- llegó a ese lugar por su militancia en la Unión Cívica Radical, de la mano del ex rector Francisco Delich. Y con el paso del tiempo alcanzó la Viceintendencia de Córdoba de la mano de Luis Juez, quien, con su instalación mediática, podría haber puesto de candidato a cualquiera.Una vez en el cargo, logró ubicar al ex interventor de Raúl Alfonsín en la Universidad Nacional de Buenos Aires como diputado nacional. Previamente, éste último vio frustradas sus aspiraciones de ser candidato a intendente de Córdoba por la UCR en las turbulentas elecciones internas donde también tenía pretensiones Miguel Ortiz Pellegrini, hoy en el mismo espacio político.Lo cierto es que “Ya comí no”, una vez ubicado en tan expectable y codiciado cargo, hizo las mil y una para que la gente lo reconociera. Tuvo el triste privilegio de ser el presidente del Concejo Deliberante, cuando éste se incendió por causas muy confusas. A los dos años de ocupar anodinamente el cargo de vicealcalde, se presentó como candidato a diputado nacional, no sin antes haber participado de actos de apoyo a Néstor Kirchner.Pero también sólo dos años le duraron las ganas de ocupar esa banca. Dijo que Campana había traicionado a Juez y aprovechó la imagen de éste para ganar las elecciones a intendente, colgado en la boleta de "Luisito" (que, dicho sea de paso, obtuvo más votos en la capital cordobesa). Luego participó activamente de todos los programas de televisión y actos en que su antecesor reclamaba el recuento voto por voto, cosa que el actual alcalde apoyaba, al punto de afirmar que, si no se hacía, no asumía. Pero asumió. Ubicó a su primer padrino político en su gabinete, quitando un voto al Frente Cívico en jornadas estratégicas como el tratamiento de la 125, importándole muy poco la opinión de quienes lo votaron. Luego se rodeó de ex funcionarios angelocistas, delarruístas, molinaristas, ex menemistas, procesados y no deja de mostrarse a los abrazos con el gobernador que supuestamente le “robó” la elección a su “amigo de tantos años”. Se declaró “soldado” del ejército de un gobierno que su anterior jefe combate, aumentó boleto, tasas, patentes, sueldos y estacionamiento. Todo, menos prestar servicios a los sufridos ciudadanos de La Docta que padecen la oscuridad, los baches, el transporte, la basura, tasas confiscatorias y doble cobro. Eso sí, tendremos subterráneo y ferrourbano (¿?). Una cosa tiene a favor “Ya comí no”. Es de una sola palabra. Si dice no se aumentan los sueldos: se aumentan. Si dice no se aumenta el cospel: sube. Si dice que el diferencial vale tres pesos: baja. Si dice que no suben las tasas: se incrementan. Total, Ya comí. ¿no? ¿Y la mano que me dio de comer?

domingo, 26 de abril de 2009

Segunda presidenta constitucional

Hace poco, en su visita a España, Cristina Fernández de Kirchner afirmó en un discurso ante las máximas autoridades hispanas que era la primera presidenta constitucional, mujer, de la Argentina.Esto ya lo afirmó varias veces en otras tantas alocuciones y es una falsedad. Cristina es la segunda presidenta (le vamos a conceder la gracia de terminar la palabra en “A”) elegida por el pueblo en nuestro país. La primera no sólo pertenece a su mismo partido político, sino que llevaba el apellido del fundador del movimiento, era su esposa y había sido elegida por él para acompañarlo. Estamos hablando de María Estela Martinez de Perón, esposa del único argentino que ocupó tres veces la presidencia del país elegido por el pueblo. Para mas ventaja de Isabel (tal su pseudónimo) sobre Cristina, ésta fue electa por mas del sesenta por ciento de los argentinos. Seguramente se afirmará que Isabelita fue elegida para la vicepresidencia. Lo cierto es que en nuestro país el sistema permite la elección de una fórmula, un binomio. Y así lo estipula la Constitución. De modo que nos guste o no, los votos son atribuibles legalmente tanto al presidente como al vice. También está previsto constitucionalmente que en caso de vacancia del primer magistrado, le sucede automáticamente el segundo. Así el vicepresidente que sucede al titular, tiene los mismos derechos y la misma legalidad y legitimidad de origen. Es un presidente Constitucional, elegido por el pueblo. Así lo fueron Carlos Pellegrini, José Evaristo Uriburu, José Figueroa Alcorta, Victorino de la Plaza, Ramón Castillo. Estos reemplazaron por distintas circunstancias a Miguel Juárez Celman, Luís Sáenz Peña, Manuel Quintana, Roque Sáenz Peña y Roberto Ortiz. Y sin embargo nadie les quita el título de presidentes constitucionales.Lo fue Hortensio Quijano, Alejandro Gómez, Carlos Perette, Vicente Solano Lima, Víctor Martínez, Eduardo Duhalde, Carlos Ruckauf, Daniel Scioli, Julio Cobos e Isabel Perón. El único en este período elegido exclusivamente para vicepresidente fue el Contralmirante Alberto Tessaire, votado por el fallecimiento de Hortensio Quijano, luego de ser. Curiosamente el secretario privado de Tessaire, que asumió en abril de 1954, dos años después de asumir Perón la segunda presidencia, fue el periodista Bernardo Neustadt, devenido luego en furioso antiperonista (hasta Menem claro). No estamos juzgando, por supuesto, si desempeñaron bien o mal el cargo, si renunciaron o si fueron depuestos. Tampoco tenemos en cuenta las proscripciones que existieron en nuestro país durante mucho tiempo. Lo cierto es que la primera mujer que ocupó la presidencia de la Nación Argentina, constitucional y democráticamente, elegida masivamente por el pueblo (más que a Cristina) fue María Estela Martínez de Perón. Decir otra cosa es falsear la verdad histórica en beneficio propio.

miércoles, 22 de abril de 2009

Dos más dos igual a tres

Yo tengo dos votos y fulano tiene dos votos seguros. Y uno de mis votantes no soporta a fulano de ninguna manera. Si yo me uno con fulano para ir juntos a una elección, ese votante que no soporta a fulano de ninguna manera, no me va a votar. De modo que los dos votos de fulano y los dos votos míos se transforman en tres. Eso, que parece un contrasentido en matemáticas, es perfectamente aplicable en la política.Es más, muchos de los que hoy están desesperados por formar alianzas, frentes, coaliciones hasta contubernios, ayer pensaban con esta lógica. Por ejemplo, en Córdoba, Mario Negri nos dijo a nosotros que no es cuestión de amontonarse por amontonarse. Que el radicalismo debe llevar sus propios candidatos. Que si no pensamos igual no tenemos que ir juntos. Que estaba desilusionado de algunas cosas que dijo Juez. Y hoy afirma todo lo contrario. En eso hay que reconocer que Juez es coherente. Lo repitió en el 2007 y lo confirma hoy: “Ir separados es funcional al Kirchnerismo y al gobierno provincial”. Esto es sólo un ejemplo, pero se repite también a nivel nacional. Dirigentes que hasta el 2007 no podían ni verse hoy están desesperados por compartir boletas. Incluso algunos políticos que dudaron hasta de la integridad moral de otros y que se fueron de partidos tradicionales por no compartir sus metodologías, y porque –aseguraban- estaban caducos, hoy se asocian con esos mismos partidos. Es muy difícil para el ciudadano común entender esto, salvo con la lógica de la desesperación para ocupar algunas bancas o tener alguna cuota de poder. Otros, con más sensatez (a nuestro juicio) pregonan que como las elecciones son legislativas, mientras las fuerzas sean opositoras, si conservan ese rol –cosa de por sí complicada a la luz de los últimos acontecimientos- suman más cantidad de legisladores que yendo juntos. Por ejemplo: En 2007, en Córdoba, la UCR obtuvo dos diputados, Coalición Cívica dos, Primero la Gente y Rodríguez Saá uno. Seis opositores. UPC obtuvo solo dos bancas y el kirchnerismo uno. Tres del oficialismo. Sin contar que estos tres ahora son opositores, la oposición unida no garantiza tal cantidad de escaños.Distinto es el caso de las elecciones para cargos ejecutivos, donde necesariamente gana uno solo, y es el que saca mayor cantidad de votos. Nosotros que venimos pregonando la necesidad del saneamiento de los partidos políticos a través de internas o primarias, no podemos menos que coincidir con esta última posición. De todas maneras, si todos mantienen sus convicciones y propuestas preelectorales, pueden votar juntos o hasta conformar ínterbloques en el Congreso de la Nación para equilibrar el poder del ejecutivo. Lo importante es que se elijan los mejores hombres y mujeres, que los ciudadanos tengan posibilidad de participar en esa decisión y no que deban votar a candidatos elegidos por el dedo de ningún iluminado. Tampoco que vayan colgados de listas sábanas, ilustres desconocidos que tienen como único mérito ser punteros barriales de algún caudillo circunstancial o pariente del líder distrital.

lunes, 20 de abril de 2009

¿Kirchner nació de un repollo?

Escuchando a Néstor Kirchner hablar de la nueva política, cualquiera pensaría que él la encarna. Pero militó en la JP en los 70. En 1976 aprovechó el receso político para dedicarse a su estudio jurídico y actividades financieras e inmobiliarias en su casa de Santa Cruz (exilio extraño). En 1983 ocupó la presidencia de la Caja de Previsión Social provincial hasta julio de 1984 en que el gobernador Arturo Puricelli lo destituyó. Esto lo promocionó para ganar en 1987 por 110 votos la intendencia Río Gallegos, en la misma fuerza política que reeligió a Carlos Menem gobernador de La Rioja y a Ricardo Del Val, en su misma boleta, de Santa Cruz (renunció en 1990). En las parlamentarias de 1989, con una lista encabezada por Cristina (fue reelecta en 1993) y llevando a Menem como candidato a presidente de la Nación logró sus primeros cuatro legisladores. Meses después, ese mismo año, también impuso su candidato a senador, Felipe Ludueña.El 10 de diciembre de 1991, mediante Ley de Lemas -y también por el mismo partido que le permitió al entonces presidente ganar las legislativas en todo el país- asumió la Gobernación. En 1992 fue elegido presidente de la Organización Federal de Estados Provinciales Productores de Hidrocarburos (OFEPPHI) y apoyó abiertamente la privatización de YPF, lo que luego le permitiría acumular los 535 millones que depositara en Suiza por sugerencia de su amigo Domingo Cavallo. En 1994 fue junto con su esposa convencional constituyente nacional para la reforma de la Carta Magna en el bloque que habilitó la reelección del protagonista de los “nefastos noventa”. En 1995 se convirtió en el primer mandatario reelecto en la provincia, también en la misma boleta que permitió la permanencia de Carlos Menem y el acceso de su esposa al Senado de la Nación. En 1997 pese a las diferencias con el riojano por los hielos continentales y por ser el único gobernador que acompañó la incipiente candidatura presidencial de Eduardo Duhalde, vuelve a ganar las legislativas de su provincia y con Cristina las de diputados nacionales, compartiendo el voto con los candidatos del peronismo que preside aquel a quien enfrentó en 2003. En 1999 inició su tercer período gubernamental (su reforma constitucional le permitió la reelección indefinida), al que debió renunciar después para convertirse en el primer santacruceño en asumir la Presidencia de la Nación, gracias al fuerte apoyo de Eduardo Duhalde. En lo pejotista, como el llamaba de manera peyorativa, fue secretario de Acción Política del Consejo Nacional Justicialista, que presidía Carlos Menen. En fin, de “nuevo”, nada.

Escuela para padres

“Mi viejo no tenía estudio y sin embargo nos educó a todos muy bien y no tenemos traumas”. “Esto de escuela para padres es un invento de la psicología moderna”. Todas estas afirmaciones son tan frecuentes como erróneas. En primer lugar porque no son nuevas. En la década del 60 Eva Giberti y Florencio Escardó ya tenían una escuela para padres. Existen cursos de albañilería, electricidad, plomería, gastronomía y otras tareas domésticas, cómo no los va a haber para educar un hijo. Si hay alguna tarea prioritaria en la vida de un ser humano es la de ser padres. Y como cualquier actividad de la vida, no se aprende por ósmosis. Por más que se crea lo contrario y se repita permanentemente. Los trastornos psicológicos en el desarrollo infantil son inevitables y varían según las edades. La conducta de los adultos (ya lo hemos dicho) puede incentivarlos o atenuarlos. Es importante conocer los que corresponden a cada edad del niño, para brindar respuestas inmediatas. A veces una respuesta a destiempo puede traer consecuencias irreparables. Desde mi infancia escucho que la “psicología moderna” propone no retar al niño porque se trauma. ¿Qué psicología moderna? ¿La de entonces o la de ahora? ¿Qué corriente psicológica plantea que al niño no hay que ponerle límites? No conozco ninguna. “Yo no tengo traumas” es otra de las aseveraciones. Un trauma puede ser visible o invisible. Si un trauma es producido por un agente mecánico externo y es una lesión duradera, es visible. Pero si es un choque emocional que produce un daño duradero en el inconciente es invisible. Estos últimos son los más frecuentes y peligrosos. Porque el simple hecho de negarlos ya es un mal síntoma. Es casi absolutamente imposible que un ser humano no vaya acumulando traumas en su inconciente. Estos pueden ser más o menos duraderos y más o menos graves. El hecho de ser invisibles no los hace desaparecer al contrario, los convierte en más dañinos. Muchas conductas reprochables son producto de efectos inconcientes de daños o impactos psicológicos producidos durante la infancia y que sin la asistencia adecuada de un profesional no aparecen. Algunos de los que afirman no tener traumas tienen conductas violentas, depresivas, ansiedades, frustraciones, fracasos u otros síntomas. Generalmente estos se le adjudican a la mala suerte, a factores externos o a lo inevitable, cuando en realidad son consecuencia de aquellos “traumas” que no tienen. Una adecuada escuela para padres es imprescindible, para reducir estos efectos no deseados.

Los privilegiados que no fueron

Hace poco mas de cincuenta años, el gobierno de Perón construyó un Hogar de Ancianos y un Hogar Escuela para abuelos y niños desprotegidos (que ya los había). Dos inmensos edificios, que no cumplieron la función para la que fueron creados durante la mayor parte de su existencia. El debate que hoy se produce no tiene en cuenta estos aspectos. Las monumentales obras de cemento que servían para hacer demagogia y ganar elecciones eternamente. Un hogar de ancianos de semejantes dimensiones no se justifica en ningún caso, por esa razón duró como tal muy poco tiempo y se transformó en Casa de Gobierno. El Hogar Escuela fue un verdadero “reformatorio”, donde alguna vez pudimos presenciar el estado en que se encontraban los niños que vivían allí institucionalizados. Verdadera cárcel de menores. Estremecen los testimonios de personas como Francisco Sarmiento (Director técnico del Teatro San Martín) que padecieron esa experiencia. Sarmiento pudo superar esa infancia, porque es una persona inteligente, perseverante, trabajadora y hábil para desenvolverse en la vida. Llegó no solo a ese cargo, también es docente y uno de los mejores iluminadores de teatro, con críticas elogiosas en medios estadounidenses (cuando llevó su trabajo a aquel país con la Comedia Cordobesa) y nacionales. Pero, ¿alguien hizo el relevamiento de la vida de todos los niños que pasaron por el Pizzurno? Esta monstruosa edificación con fríos, largos y anchísimos pasillos para llegar de un lugar a otro, no era la mas apropiada para reemplazar el calor de hogar de pequeños que no tuvieron la suerte de nacer en una familia que los protegiera. Tampoco, teniendo en cuenta su historia fueron muchos los años que prestó la función para la que fuera creado. Obras de menos de sesenta años, que los propios partidarios de quienes las hicieron, hoy afirman que no tienen valor histórico, arquitectónico o cultural. Paradójicamente, solo un radical: Guillermo Irós, hoy funcionario del Gobierno provincial se la encuentra, como reflejo de la arquitectura justicialista. Los demás: un ministro de Gobierno que viene de Buenos Aires y una ex secretaria General de la Gobernación procedente de San Juan afirman categóricamente que no tienen ningún valor. Habría que ver qué pensamos los cordobeses. Pero mas allá, insisto, de esa discusión circunstancial, es una muestra de obras faraónicas que no trascienden a su tiempo. El Teatro San Martín, la Catedral, las escuelas Carbó y Garzón Agulla, el rectorado de la UNC, el Monserrat, la Cañada, los Capuchinos y otras tantas, son obras mucho mas antiguas y a nadie se le ocurriría tocarles un ladrillo. Es más: fueron declaradas “Patrimonio histórico de la humanidad “o “Maravillas de Córdoba”. Mientras, el “Hogar de ancianos” y el Pizzurno fueron declarados “demolibles”.

Políticos: ¡a la primaria!

Después de seguir las elecciones primarias en Estados Unidos, uno no puede menos que envidiar su sistema político, más allá del rechazo que produce su rol internacional.En el país del norte existe desde hace siglos una continuidad democrática, no interrumpida ni por las dos guerras mundiales que los tuvo como protagonistas. Hasta hace menos de dos décadas ese protagonismo era equilibrado por la Unión Soviética, con un sistema totalmente opuesto basado en la verticalidad, autoritarismo y elección por parte de un Soviet Supremo. Resultado de este régimen, supuestamente socialista, son los millonarios que lideran el ranking mundial, ex oscuros burócratas, con capital en euros obtenidos de los bienes del Estado y residentes en Europa occidental. Pobreza para la mayoría del pueblo. Continuidad, dentro de un sistema capitalista en lo económico, de una férrea conducción hegemónica en lo político, ejercida por un solo hombre: Vladímir Putin y sangrienta intervención en países vecinos. En USA, los dos partidos concurren con suficiente antelación y puntualmente a elecciones internas (primarias). A ellas se presentan varios candidatos y van quedando en el camino aquellos que el pueblo no vota. Sobreviven generalmente dos postulantes con posibilidades, que luchan hasta último momento por conquistar la preferencia de los sufragantes. Así resultaron dos buenos candidatos como Obama y Mc Cain. Entre estos, el pueblo tiene la posibilidad de decidir si continúa o no con un partido en el gobierno. Se sucedieron los demócratas Kennedy y Johnson, los republicanos Nixon y Ford, el demócrata Carter, los republicaos Reagan y Bush, el demócrata Clinton, el republicano Bush (Jr.) y el demócrata Barak Obama. Es decir, si un partido no hace las cosas bien, los ciudadanos tienen la opción de castigarlo y apostar al otro para darle una oportunidad. Lo mismo ocurre en España con el PSOE y PP, en Inglaterra con Laboristas y Conservadores, en Uruguay con Blancos y Colorados, a los que se sumó el Frente Amplio. En Chile con pinochetistas y Concertación. En los países republicanos, mas allá de la crisis internacional, a ningún político se le ocurriría andar saltando de partido en partido o inventando partiditos que tienen fugaz vida (PI, Modin, Ucedé, Frepaso, Izquierda Unida, Acción por la República, Recrear, Ari, etcétera). Si un político pierde la primaria, se va a su casa o espera otra oportunidad (Lula o Tabaré), pero no se cambia de camiseta o inventa un nuevo partido. Tampoco se quieren quedar para siempre (Clinton, Cardozo, Lagos o Aznar).¿Aprenderán nuestros políticos? ¿Construirán fuertes partidos e irán a internas aceptado el resultado de las urnas? De eso depende que en nuestro país haya equilibrio de poder o no.

Los adolescentes no quieren llamar la atención

Hace algunas semanas hablábamos de la ignorancia de los adultos acerca de las distintas fases que el niño atraviesa en su vida. Y también afirmábamos que de eso dependía, como el mayor trata al niño y como responde y se comporta éste. Si el adulto ignora que la etapa que el pequeño está viviendo es de rebeldía natural, lo más probable es que lo reprima violentamente pensando que “la letra con sangre entra”. El mundo y el país que tenemos, no lo construyeron los niños ni los menores de 18 años, lo construimos quienes fuimos criados con aquellos métodos severos. Quienes les venden drogas, lucran y abusan de ellos o explotan la prostitución infanto-juvenil son mayores. Ya lo planteamos varias veces, aunque por supuesto muchos no estén de acuerdo, los problemas que hoy vivimos no son nuevos. Lo que ocurre es que nosotros estamos en ésta época y es la que nos afecta. Y todo lo que es pasado se recuerda con cariño, porque éramos más chicos y teníamos a nuestros seres queridos. También teníamos menos responsabilidades y nuestra preocupación giraba en torno a lo recreativo. Pero así como los adultos ignoran los estadios de los niños, también desconocen los de los púberes o adolescentes. La semana pasada comparábamos los petiteros, bananas, hippies, beatniks o punks, con los floggers y otras modas actuales (hasta les llaman tribus para etiquetarlas de salvajes).El pelo engominado con colita de pato, motivaba la frase de Manuel Romero: “Los muchachos de antes no usaban gomina”. Los pelos largos impulsaron los “coiffeurs de seccional” de Miguel Cantilo. “Antes se usaba el pelo a la americana”, decían, sin recordar a Jesús, Beethoven, Mitre, Güemes, Einstein o Becker. Para no hablar de la barba de José Hernandez, las patillas de San Martín o los bigotes de Alfredo Palacios. Cada época tuvo sus modas y los jóvenes se adaptan -incluso los más notables- a las mismas. “Buscan llamar la atención”, dicen algunos. Coincido con la prestigiosa y experimentada magíster Amalia Giorgi afirmando todo lo contrario. Lo que en realidad buscan los jóvenes es diferenciarse. No parecerse a los adultos. No les interesa llamar su atención. Es más, quieren que los dejen tranquilos viviendo su rebeldía y su tiempo. Así como sus padres hicieron lo mismo, sólo que no lo recuerdan o reniegan de haberlo hecho. Claro, no es lo mismo ser rebelde que lidiar con un rebelde. Pero es la ley de la vida. Ayer nosotros provocamos a nuestros mayores y hoy, lo hacen nuestros hijos con nosotros. Lo que peyorativamente se denomina “edad del pavo” (entre 12 y 18 años) es inevitable, mal que les pese a los grandes. Por supuesto - resulta hasta redundante- esto no significa permitir todo y no poner límites. Pero eso nada tiene que ver con el pelo, la ropa o los bailes. La represión exacerba la rebeldía y hasta puede transformarla en violencia.

Todo tiempo pasado fue peor

Cuando en los últimos días un jovencito murió a golpes, todos empezaron a hablar sobre las “tribus urbanas”, los floggers, etc. Como de costumbre nos agarró una crisis espasmódica de preocupación por nuestros jóvenes y su problemática.¿Por qué los jóvenes resuelven sus diferencias violentamente? Era una de las preguntas que se formulaban. Faltaban los eternos “¡No se adónde vamos a ir a parar!”, para completar la serie de vulgaridades y lugares comunes habituales. Casi simultáneamente un empresario del juego asesinaba a balazos a un intendente a la salida de un canal de televisión y a nadie se le ocurrió consultar con psicólogos. La Presidenta y el vice de la Nación se juntaban en una ceremonia religiosa y no se saludaban, y tampoco nadie consultó qué pasaba con la educación y los comportamientos de nuestras más altas autoridades. ¡Antes no pasaba esto!, suelen decir muchos nostálgicos. ¿Cuándo? ¿En la primera o la segunda guerra mundial? ¿Cuando los magnicidios en Estados Unidos, la India y otros países del mundo? O quizá recuerden con ternura el Holocausto Nazi o las bombas en Japón. La Semana Trágica, la Patagonia Rebelde, “el vos ya votaste”, los bombardeos en plaza de mayo, el cinco por uno, la quema de las iglesias y comités opositores, la Libertadora, Azules y Colorados, los golpes de Estado, el Cordobazo, la guerrilla, las Tres A y la represión ilegal. ¿Puede ser que haya sido “más bello” cuando muchos contrajeron la poliomielitis? O cuando el mundo era asolado por la viruela, la malaria, la fiebre amarilla, la rabia, el tétanos y otras pestes que fueron erradicadas por vacunas. Hasta la tuberculosis era sinónimo de muerte y Cosquín queda como testigo vivo de esa época. La expectativa de vida llegaba con suerte a los sesenta años. Todavía se escriben libros sobre Martita Stutz, la familia Yalovetsky, Penjerek, Murano, Petizo Orejudo, Pibe Cabeza, mafia rosarina, Barón Biza, Chango Rodríguez, y muchos otros casos policiales. Remitiéndonos a la juventud, recuerdo “petiteros, bananas, hippies, punks” y muchas otras modas con su correspondiente “Sexo, droga y rock and roll” (Marilyn Monroe, Elvis Presley y John Lennon son víctimas de esa época). Tacuara, Montoneros y Skinheads fueron más una moda violenta que una ideología para muchos jóvenes. Si retrocedemos más, recordamos que en la década del veinte decían: “Los muchachos de antes no conocían coca ni morfina”. Escuchen Tiempos Viejos, Cambalache, Dios te salve m´ijo, Pan, Yira Yira, Tormenta, Bronca, y muchos otros tangos que pintan las barbaridades sociales de los tiempos en “que todo iba mejor”.