sábado, 25 de septiembre de 2010

La ley está, hay que aplicarla

Algunos foristas hacen hincapié en la necesidad de legislar sobre la Violencia Familiar. Por eso nos pareció apropiado, y porque el tema lo amerita insistir sobre la problemática.Existe una ley reciente en la provincia de Córdoba –fue aprobada en 2006- que tiene plena vigencia, la 9283, que se ocupa del tema.En su artículo primero se refiere a que tiene por objeto la prevención, detección temprana, atención y erradicación de la misma. También prevé los procedimientos judiciales para lograrlo.En el segundo afirma que tutela la vida, la integridad física, psicológica, económica y sexual y el desarrollo psico- emocional de todos los integrantes de la familia.El tercero entiende por este tipo de violencia a toda acción, omisión o abuso dirigido a dominar, someter, controlar o agredir cualquiera de los aspectos anteriores aunque no configure delito.El cuarto incluye en ésta a todos los integrantes del grupo familiar sea matrimonio, de hecho o relaciones afectivas convivientes o no, persista o no el vínculo. Incluye también a ascendientes, descendientes o colaterales. Es decir hijos, padres, hermanos o tíos. En el quinto especifica que violencia física es agresión a cualquier parte del cuerpo con objeto, arma, sustancia o elemento para sujetar o causar daño para sometimiento o control.Violencia psicológica o emocional, tanto por acción u omisión, repetitiva. Consiste en prohibiciones, coacciones, condicionamientos, intimidaciones, amenazas, actitudes devaluatorias o de abandono que provoquen deterioro o disminución de la autoestima y afecten su personalidad. Violencia sexual es acto u omisión que produzcan burla y humillación, inducción a realizar prácticas no deseadas y acciones para manipular o dominar a la otra persona. También delitos contra la libertad y el normal desarrollo psicosexual.Violencia económica significa acción u omisión que provoque daño, pérdida, transformación, sustracción, destrucción, ocultamiento o retención de bienes, instrumentos de trabajo, documentos o recursos que impida cubrir las necesidades básicas para coaccionar al otro. Y esta ley prevé las dependencias policiales o judiciales que deben receptar la denuncia y darle curso. Previendo la separación de quién la ejerce del núcleo familiar y asistencia de todo tipo para la víctima. De modo que quien no lo haga sea en cualquiera de estos ámbitos está incumpliendo con la ley. Como en muchos casos, la ley existe, y es muy completa lo que hace falta es que se aplique. Y eso es lo que no ocurre. También el Estado debe ocuparse de la promoción de las conductas adecuadas y la prevención de la Violencia Familiar, para evitar que estos hechos se produzcan y no sea necesario actuar sobre el hecho consumado.Nos parece que es tanto o más importante tener un programa preventivo –que incluya campañas de difusión masiva- similar a la prevención de accidentes de tránsito, alcoholismo o cualquier otra patología que se previene con vacunas o controles periódicos. Como en cualquier otra patología, “mejor es prevenir”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el post, muchos saludos desde Panama!