viernes, 12 de junio de 2009

El alcohol es una droga

El consumo de drogas puede originar problemas y trastornos de distinta índole que, por afectar a un alto número de personas, constituye un verdadero problema de salud pública al originar dolor, sufrimiento, enfermedades, molestias o efectos sobre la calidad de vida, años de pérdida de vida, lesiones a otros, costos de los servicios médicos o sociales o aspectos más amplios del costo económico.La dimensión del problema está ligada al número de sustancias utilizadas y al alto porcentaje de personas implicadas en el consumo. La droga más consumida y más peligrosa, porque es socialmente aceptada (hasta estimulada comercialmente) y legalmente permitida, es el alcohol. Los niños ven desde muy pequeños cómo en la mesa familiar se consume normalmente por parte de sus mayores y es sabido que esto produce imitación. El alcohol, hace referencia al alcohol etílico o etanol, presente en distintas proporciones en las bebidas alcohólicas.Y afirmamos hace algunas semanas que el consumo de alcohol y otras drogas va a originar problemas y trastornos que se pueden agrupar en enfermedades y problema somáticos, mentales y sociales.Los problemas de salud mental relacionados con el alcohol y otras drogas se agrupan de manera similar en las dos grandes clasificaciones actuales, por la Organización Mundial de la Salud (OMS, 1996), bajo el nombre de “trastornos mentales y del comportamiento debidos al consumo de sustancias psicotropas”, y la Asociación Psiquiátrica Americana (APA, 1995), con el nombre de “trastornos relacionados con sustancias”.El alcohol genera problemas cuando hay adicción y necesidad compulsiva de consumirlo y cuando uno es adicto y deja de hacerlo, con el síndrome de abstinencia. De todas formas los resultados en la salud y en la sociedad son nefastos. Tras la ingesión, entre los 15 minutos y la media hora se consiguen los mayores niveles de alcohol en sangre, con un descenso lento posterior que dura varias horas. El cuadro clínico va a depender, aparte de las diferencias individuales ligadas a la tolerancia, de los niveles de alcohol en sangre o alcoholemia. Tras el consumo crónico de alcohol y el desarrollo de tolerancia, la disminución brusca o la supresión absoluta del consumo va a originar un síndrome de abstinencia. Los trastornos por consumo son aquellos que hacen referencia a la relación anómala que establece una persona con el consumo. Lo anómalo de la relación viene determinado por la manera de consumir, finalidad del consumo, consecuencias del consumo y actitud ante las consecuencias del consumo. Se pueden diferenciar dos grandes trastornos: abuso de drogas y dependencia de drogas.Muchos de los delitos y accidentes que se producen en nuestra sociedad, con las consecuencias ya conocidas están incentivados por la ingesta de alcohol.

No hay comentarios: