lunes, 11 de mayo de 2009

Vices/presidentes

En los últimos días se produjo un gran revuelo porque un periodista habló de la posibilidad de que el vicepresidente Cobos, quedara finalmente como presidente de la Nación, frente a los resultados electorales del 28 de junio. Sin desear que esto suceda y considerando un grave hecho institucional que se produzca, es necesario recordar que no sería la primera vez en nuestra historia. Ya el primer presidente constitucional de la Nación integrada, el cordobés Santiago Derqui, se separó de hecho de la Presidencia partiendo al exterior solo y pobre “para no ser un obstáculo en la unión del País”. Lo sucedió su vicepresidente, Juan Esteban Pedernera.Después de la Revolución del Parque de 1890, renunció el presidente Miguel Juárez Celman (cordobés y ex gobernador) y lo reemplazó Carlos Pellegrini, quien ocupó un papel importante en la historia argentina. En 1893 Julio A. Roca, por entonces hombre fuerte de la política argentina nombra “a dedo”, como se dice ahora, a Luís Sáenz Peña como candidato a presidente de la República, con el objetivo de obligar a su hijo a renunciar a la suya. Esto hizo Roque Sáenz Peña y su padre fue electo Presidente. En 1895, cansado de la oposición de todos los partidos políticos renunció, y la presidencia quedó en manos de su vice, José Evaristo Uriburu. Nuevamente Roca influyó en la designación de su sucesor, Manuel Quintana, pero falleció en 1906. Llegó a la presidencia otro cordobés y ex gobernador, José Figueroa Alcorta, el único argentino de la historia que ocupó la presidencia de los tres poderes del Estado. En 1910, por fin Roque Sáenz Peña logró llegar al “Sillón de Rivadavia” y, con él, la ley que permitió el saneamiento de los padrones y el voto secreto, universal y obligatorio. Gracias a esa norma logran entrar al congreso de la Nación el demoprogresista Lisandro de la Torre, el socialista Alfredo Palacios y muchos radicales. Pero Sáenz Peña murió en 1914 y lo sucedió su “vice”, Victorino de la Plaza. En 1938, si bien con elecciones fraudulentas, asumió la fórmula Roberto M. Ortiz-Ramón Castillo. Ortiz, que era de origen radical, enfermó muy gravemente y murió el 15 de julio de de 1942. Había renunciado días antes (el 27 de junio). Nuevamente un vice es presidente de la nación, el conservador Ramón Castillo, no tan partidario de los comicios limpios como su antecesor. Por último si bien Arturo Frondizi no tenía vice, porque había renunciado (Alejandro Gómez) y fue derrocado por un golpe militar, no fue un uniformado quien ocupó la primera magistratura, sino el vicepresidente de hecho, el presidente del Senado José María Guido. Y, gracias a eso, se llamó a elecciones rápidamente. Todos conocemos que María Estela Martinez de Perón (vicepresidenta electa) reemplazó en el cargo a su marido muerto el 1 de julio de 1974.De modo que son muchos los casos en la historia constitucional argentina en que el vice se transforma en presidente, sin que esto sea un golpe institucional, pero tampoco, por supuesto, algo deseable.

No hay comentarios: