lunes, 20 de abril de 2009

Todo tiempo pasado fue peor

Cuando en los últimos días un jovencito murió a golpes, todos empezaron a hablar sobre las “tribus urbanas”, los floggers, etc. Como de costumbre nos agarró una crisis espasmódica de preocupación por nuestros jóvenes y su problemática.¿Por qué los jóvenes resuelven sus diferencias violentamente? Era una de las preguntas que se formulaban. Faltaban los eternos “¡No se adónde vamos a ir a parar!”, para completar la serie de vulgaridades y lugares comunes habituales. Casi simultáneamente un empresario del juego asesinaba a balazos a un intendente a la salida de un canal de televisión y a nadie se le ocurrió consultar con psicólogos. La Presidenta y el vice de la Nación se juntaban en una ceremonia religiosa y no se saludaban, y tampoco nadie consultó qué pasaba con la educación y los comportamientos de nuestras más altas autoridades. ¡Antes no pasaba esto!, suelen decir muchos nostálgicos. ¿Cuándo? ¿En la primera o la segunda guerra mundial? ¿Cuando los magnicidios en Estados Unidos, la India y otros países del mundo? O quizá recuerden con ternura el Holocausto Nazi o las bombas en Japón. La Semana Trágica, la Patagonia Rebelde, “el vos ya votaste”, los bombardeos en plaza de mayo, el cinco por uno, la quema de las iglesias y comités opositores, la Libertadora, Azules y Colorados, los golpes de Estado, el Cordobazo, la guerrilla, las Tres A y la represión ilegal. ¿Puede ser que haya sido “más bello” cuando muchos contrajeron la poliomielitis? O cuando el mundo era asolado por la viruela, la malaria, la fiebre amarilla, la rabia, el tétanos y otras pestes que fueron erradicadas por vacunas. Hasta la tuberculosis era sinónimo de muerte y Cosquín queda como testigo vivo de esa época. La expectativa de vida llegaba con suerte a los sesenta años. Todavía se escriben libros sobre Martita Stutz, la familia Yalovetsky, Penjerek, Murano, Petizo Orejudo, Pibe Cabeza, mafia rosarina, Barón Biza, Chango Rodríguez, y muchos otros casos policiales. Remitiéndonos a la juventud, recuerdo “petiteros, bananas, hippies, punks” y muchas otras modas con su correspondiente “Sexo, droga y rock and roll” (Marilyn Monroe, Elvis Presley y John Lennon son víctimas de esa época). Tacuara, Montoneros y Skinheads fueron más una moda violenta que una ideología para muchos jóvenes. Si retrocedemos más, recordamos que en la década del veinte decían: “Los muchachos de antes no conocían coca ni morfina”. Escuchen Tiempos Viejos, Cambalache, Dios te salve m´ijo, Pan, Yira Yira, Tormenta, Bronca, y muchos otros tangos que pintan las barbaridades sociales de los tiempos en “que todo iba mejor”.

No hay comentarios: